La relevancia de las conocidas como Viviendas de Uso Turístico (VUT) es objeto de análisis de uno de los últimos trabajos de investigación de la Cátedra de Transformación del Modelo Económico de la Universidad Miguel Hernández. En concreto, se trata de uno de los capítulos de una publicación que verá la luz próximamente, gracias a la editorial Dyckinson, y en la que han colaborado los miembros de la Càtedra María José López, José Antonio Belso y Mariola Sánchez.

En este estudio, que lleva el nombre de «La evolución de las viviendas de uso turístico en España: una aproximación socioeconómica», se analiza el crecimiento exponencial sin precedentes del número de Viviendas de Uso Turístico hasta convertirse en un tercio de la fuerza turística en España. Un hecho que se traduce en un gran impacto económico y sociológico. Zonas como las Islas Canarias, Baleares,  el litoral mediterráneo, además de grandes ciudades como Madrid y Barcelona, son donde más se puede comprobar el éxito de esta modalidad de alojamiento.

Las VUT surgen de la necesidad de rentabilizar al máximo las propiedades inmobiliarias. Según la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (FEVITUR), las viviendas de alojamiento turístico generan un impacto económico de unos 6.480 millones de euros anuales, de los que 1.920 millones corresponden al alojamiento (impacto directo) y 4.560 millones al gasto en comida, compras, actividades, ocio y transporte. En términos microeconómicos, la existencia de las VUTS incrementa la oferta de “camas” a las personas demandantes de turismo. El auge de las plataformas online ha desbordado la demanda de este tipo de hospedaje en los últimos años.

Por otro lado, el nacimiento de las VUT se traduce en mayor competencia para las empresas de hospedaje tradicional (hoteles, pensiones, apartamentos) y en un gran impacto en los precios, que, en algunos casos, podría amenazar la supervivencia del hotel al uso. Por tanto, el gran crecimiento en pocos años y la no existencia de un marco regulatorio en los inicios de esta actividad, dejaba flacos sueltos (todavía existentes) que se traducen en una serie de problemas: competencia desleal con establecimientos tradicionales, ausencia de control administrativo, desprotección de usuarios o, en algunos casos, daño a la imagen del sector turístico, un sector crucial de la economía española.

En el estudio también hay espacio para un par de entrevistas en profundidad a la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (FEVITUR) y a la Asociación de viviendas de alquiler para estancias cortas de la Comunitat Valenciana (AVAEC). Los resultados del estudio permitirán al lector contar con un diagnóstico preliminar de la situación de las VUT en España, fenómeno que los especialistas subrayan como tendencia social que no desaparecerá.

Hay que recordar que las viviendas de uso turístico son aquellas ubicadas en inmuebles situados en suelo de uso residencial, donde se vaya a ofrecer, mediante precio, el servicio de alojamiento de forma habitual y con fines turísticos, aunque existen diferentes definiciones y legislación según la comunidad autónoma en la que nos encontremos.